¿Qué es el humor? Existen diferentes tipos de situaciones que nos pueden parecer graciosas, entre ellas hay una cosa que tienen en común, son divertidas 1.

Humor es cualquier estimulo potencial de la risa, intencional o no intencional: juegos, bromas, chistes, incongruencias, cosquillas, despistes 2.

El humor es un tipo de juego porque los niños lo disfrutan, se construye a partir de un mundo ficticio y se desarrollan las mismas funciones cognitivas, sociales y emocionales que en todos los juegos 3.  Cuando un niño juega está aprendiendo a relacionarse con su cuerpo y con su entorno,  la risa es una recompensa que acompaña al juego 4).

El sentido del humor puede ser usado de formas positivas: el humor afiliativo promueve la relación con otras personas, hacer reír a los demás y reduce la tensión; el humor auto-afirmante nos hace reír de las incongruencias de la vida y nos ayuda a mantener una perspectiva positiva ante las adversidades y a regular nuestras emociones. Sin embargo, el humor también puede ser negativo, cuando involucra ridiculizar o reír a costa de otros o reírse de uno mismo para caer bien; en estos casos el humor puede promover la agresividad,  ansiedad y depresión 5.

¿Cómo surge el sentido del humor?

Los niños desarrollan su sentido del humor respondiendo a tres preguntas: qué es divertido, cuándo y cómo el humor sirve para alcanzar otros objetivos sociales.

Es complejo saber qué es gracioso y qué no, pues a cada uno de nosotros nos hacen reír diferentes cosas, dependiendo de nuestra personalidad, nuestras experiencias previas, nuestros pensamientos y emociones, nuestra cultura y el contexto en el que nos encontramos. Sin embargo, más allá de esto, es un hecho que las cosas divertidas no son serias. El placer del humor consiste en darnos  cuenta que algo no es real o no es congruente con las reglas del mundo que conocemos, es por eso que los niños reaccionan riéndose o sorprendiéndose cuando formulan expectativas sobre algún evento y éstas no se cumplen 6.

 

03_Reir¿Por qué los elefantes usan calcetines verdes en el bosque?
Para confundirse entre la maleza
¿Por qué usan calcetines rosas?
Para confundirse entre las fresas
¿Por qué usan calcetines azules?
Porque están lavando los verdes y los rosas

 

La gracia y lo divertido está en el cambio de lógica que lleva la última frase. Imaginar cosas a partir del absurdo y de la contradicción nos hace reír 7.

Los juegos de simulación, las bromas y las payasadas no pertenecen al mundo real, y las reglas de éste no aplican: los animales hablan en los chistes, el coyote puede ser atropellado por un tren, los payasos pueden caer de las escaleras. Del mismo modo, el humor que involucra la violación de las reglas del decoro o tabús, demuestra que lo que no es correcto en otras situaciones puede ser seguro de decir cuando se bromea 8.

El sentido del humor en los primeros años

Desde que nacemos comenzamos a disfrutar y a reír. Inicialmente, los bebés y niños pequeños ríen y sonríen sin que haya una situación divertida.  Posteriormente con el incremento de la conciencia del entorno, la risa de los bebés se dirigirá hacia las personas a las que estén apegados 9.

A partir del cuarto o quinto mes de vida, los niños comenzarán a reír como respuesta a estímulos perceptuales. En esta etapa ellos disfrutan la comedia física y la sorpresa, por lo que ríen más ante estímulos espontáneos e inesperados como cuando de la nada aparece mamá, o cuando descubren el principio de causa y efecto y se dan cuenta que si golpean la nariz de papá éste hará un puchero, o también cuando reciben estímulos físicos, como cuando les hacemos cosquillas en la pancita con la boca, cuando susurramos, si soplamos su cabello o cuando los hacemos saltar suavemente sobre nuestras rodillas 10.

04_ReirEs importante mencionar que el humor y la risa surgen cuando estimulamos los sentidos de los niños en un nivel apropiado, sin abrumarlos; pues la risa funcionará como una válvula para liberar niveles estresantes de excitación social. Los niños pueden reír con un boo o llorar ante algo inesperado, esto dependerá del contexto, de las diferencias de personalidad y del temperamento de los niños. De hecho es común que en un principio los niños fluctúen entre la risa y la angustia mientras juegan, fenómeno mejor conocido como “modelo de la excitación y el humor”.

Posteriormente los niños contarán con más herramientas para manejar sus  sentimientos, y la risa y las respuestas de ansiedad  comenzarán a diferenciarse entre sí; sin embargo, la inclinación a reír durante las situaciones estresantes permanecerá en los adultos quienes podrán reírse nerviosamente ante situaciones inapropiadas 11.

Max disfrutaba jugar a perseguir a sus amigos, pero cuando le tocaba ser perseguido lloraba, iba a reconfortarse con su maestra y regresaba a jugar (Lo niños tienden a reír más en los juegos más excitantes y peligrosos que en aquellos reservados a la imaginación o al juego constructivo, jugar a perseguirse puede generar varias risas hasta que el juego se vuelve real generando llanto repentino) 12. 

Conforme vayan creciendo, cada vez habrá más cosas que hagan reír a los niños, reirán con sus propias experiencias y al ver a otros en situaciones similares 13.

A partir de los dos años los niños empezarán a hacer sus primeras bromas. En esta etapa la percepción de la incongruencia física es lo que los hará reír, por lo que crearán y disfrutarán de los chistes no verbales en los que se realizan acciones que no tienen relación entre sí; como hablar a través de un zapato, colocar un plato en la cabeza o ver un dibujo en donde un gato quiere atrapar a un ratón y trata de entrar en un agujero pequeño 14.

A los tres años los niños habrán incrementado su vocabulario, por lo que jugarán y se divertirán con la incongruencia verbal al nombrar mal los objetos o al llamar a las cosas por su nombre opuesto; señalarán a un perro y lo llamarán gato, o le dirán niña a un niño. Posteriormente, al necesitar menos los objetos como fuente de diversión, comenzarán a inventar palabras absurdas o rítmicas para divertirse, como cuando le dicen a un amigo “tienes una cabeza de cereal cuchara”, o cuando por teléfono dicen sonidos raros con pocas palabras “gink gunk, bink bonk, bink” 15.

Al final de los tres años los niños no sólo se reirán de las incongruencias físicas y verbales sino también de las conceptuales; así, ver a su abuelo colocarse un biberón en la boca les causará mucha gracia 16.

A partir de los cinco años, con el desarrollo de su capacidad lingüística, los niños comprenderán que las palabras pueden tener más de un significado y que los chistes  se tienen que resolver para pasar de algo absurdo a algo que tenga congruencia cognitiva. A esta edad, un chiste típico podría ser una frase simple como “mi sándwich de maní puede hablar” o una historia elaborada en la que nadie sabrá donde comienza y termina el chiste 17.

Esto se debe a que los niños disfrutarán de los chistes no solo por su incongruencia sino por la novedad, por el reto que representan y por la posibilidad de interactuar con otros. Los niños han asimilado el concepto de audiencia en su definición del humor y aprovecharán este recurso como una forma de comunicación social, por lo que utilizarán mucho tiempo  y energía para establecer y mantener sus amistades, aprenderán y contarán más chistes, jugarán a las adivinanzas y provocarán más situaciones divertidas, para vincularse con otros a través de la risa 18.

Finalmente, durante la edad escolar, los niños aprenderán que el humor no solo tiene que ver con la falta de sentido y que un chiste se vuelve divertido cuando la imagen absurda se resuelve con una conclusión lógica. En este período los niños también reconocerán el contexto social en el que se encuentran y aprenderán a modular su sentido del humor de acuerdo a éste 19.

En esta etapa los niños aprovecharán el humor para incrementar la conexión con sus amigos y compartir experiencias.  Un grupo de amigos sabrá por qué algo es divertido y será menos probable que compartan esto con otras personas fuera de su grupo. También comenzarán a bromear sobre las bromas, y éste será el antecedente del humor en la adolescencia 20.

La importancia de reír

01_ReirReír es una de las maneras más fáciles, rápidas, seguras económicas y aceptables de generar una sensación positiva, proporcionándonos bienestar a corto plazo; cuando reímos nos sentimos bien con nosotros y con los otros  21.

Se ha encontrado que los niños con mayor sentido del humor tienen más éxito para interactuar con otras personas, pues es mucho más divertido estar cerca de una persona con sentido del humor que con una que no lo tiene, además de que  es  difícil que alguien que nos hace reír no nos caiga bien 22.

Darwin (1955) postuló que, desde el punto de vista evolutivo, el humor permite reducir la distancia social entre las personas y facilitar las interacciones 23.

La risa es una clave para generar cercanía, confianza e intimidad; dos personas con una relación de amistad ríen juntas más a menudo que dos personas desconocidas. Además promueve la generosidad, pues se ha encontrado que las personas que ríen muestran más disponibilidad para ayudar 24.

Los niños también pueden usar este recurso como una alternativa de apreciar y adaptarse a diferentes situaciones, cómo una nueva forma de afrontar y superar los problemas, para reducir el estrés o la angustia y modular sentimientos como el miedo o el enojo para transformarlos en algo divertido, seguro y socialmente aceptable 25.

¿Cuándo pierde su poder el monstruo debajo de la cama o el fantasma que vive en el closet? Cuando le ponen nombre (cómico de ser posible) y hacen un chiste sobre él. En ese momento deja de existir y se vuelve un buen cuento 26.

“Las cosas que nos dan risa se transforman permanentemente”
(Guerrero et al., 2009).

A través del humor los niños también pueden compartir gustos o disgustos o expresar algo de una forma indirecta y aceptable, que de otro modo sería difícil decir 27.

El papá de Manuel hizo sopa para cenar y le dijo “Cómela está muy rica”; Manuel probó la sopa y le contesto: “Papi, tu y yo tenemos gustos distintos” (Motos, 2008).

05_ReirGracias al humor los niños pueden aprender con mayor facilidad, pues mantienen por más tiempo su atención en algo, estimula su habilidad para pensar, su creatividad y crea un clima positivo y divertido en el que las equivocaciones no implican rechazo. Las emociones positivas nos estimulan a ampliar y construir recursos 28.

Con los chistes los niños aprenden la relatividad de los contenidos, se dan cuenta de las contradicciones, de la ruptura de la lógica y de los errores. El humor promueve la comprensión lingüística pues para entenderlos es necesario percibir el absurdo, el significado de la palabra y sus juegos 29. Cuando los niños cometen una equivocación y se ríen,  reconocen que los descubrimientos implican un proceso de prueba y error, lo cual motiva su esfuerzo y la búsqueda de nuevos aprendizajes 30.

Otro descubrimiento que integran mientras juegan con el humor es determinar qué es divertido, con quién es divertido, con quién no y cuándo lo es; lo cual se logra al integrar la conciencia de las metas y las reglas sociales 31.

Por otro lado, el humor se usa como una forma de mantener el prestigio social, es común ver que en la escuela los niños les cuentan chistes a otros niños al oído para que los demás no los escuchen; el hecho de que les cuenten un chiste a los niños es un signo importante de aceptación social 32.

Finalmente, el humor crea cohesión en un grupo y le da un sentido de identidad 33. Compartir la risa en un grupo crea intimidad; la risa es una forma de conocer a otros, romper barreras y crear lazos solidarios dentro de un grupo 34. 

¿Cómo puedes desarrollar el sentido del humor
en los niños?

06_ReirSi tienes un bebé de hasta año y medio aquí compartimos algunas ideas que la Universidad Vanderbilt  propone a través del Center on the Social and Emotional Foundations for Early Learning (CSEFEL) con las que puedes divertirte a su lado. Mientras juegues él aprenderá a expresar sentimientos positivos, desarrollará su motricidad, lenguaje y comunicación, también  mejorará su habilidad para relacionarse con otros y practicará sus habilidades de pensamiento al anticipar causas y consecuencias:

Pon al niño sobre tu regazo sosteniendo un espejo en el que ambos puedan verse y  juega con mímica y gestos como los siguientes: intenta tocar la nariz con tu lengua, infla tus mejillas con aire, frunce tus labios, haz sonidos de besar mientras besas al niño, di yo te veo mientras señalas la imagen de él en el espejo, haz muecas, juega a esconder tu cara para que no se refleje o intenta silbar.

Usa juguetes para sorprender y divertirte con los niños como sabanas, tiras de papel o cajas para jugar a aparecer y desaparecer desde diferentes lugares, usa ropa divertida como sombreros y bufandas.

Busca canciones con las que todos puedan bailar al compás de la música de forma chistosa o ponte un juguete sobre la cabeza como si no te dieras cuenta.

Los sonidos son particularmente divertidos para los niños; haz voces divertidas con sonidos graves y agudos, también puedes usar títeres que hablen con voces chistosas o imitar los sonidos de animales y actuar como ellos, por ejemplo si quieres imitar a un perro puedes sostener una tela con la boca y agitarla como si fueras uno mientras gruñes.

También hay muchas canciones y juegos con elementos sorpresa en las que los niños anticipan las cosquillas al final, como la de la hormiguita que buscaba su leñita o la de la abeja.

La abeja voló por el árbol,  zum zum zum…, voló, voló, ¡hasta que me encontró! (Juega mientras mueves los dedos lentamente por encima de la panza del niño, acercando y alejando tu mano, para finalmente dejarla caer en picada  para hacerle cosquillitas). 

Una arañita sube la escalera, una arañita sube la escalera, (mueve tu mano como si fuera una arañita que se mueve por el brazo del niño). Pum, se cayó, pum, se cayó (deja caer tu mano). Vino un sapo grande y tres besos le dio (coloca la mano del niño en tu boca y dale tres besos) (Canciones infantiles, s.f.).

Con los niños más grandes puedes jugar juegos simples como peleas con almohadas, inventar que cada quien tiene súper poderes, jugar al circo, vestirse como payasos y crear un acto donde haya malabares o hacer una rutina divertida en la que los payasos se persigan por la casa, se tropiecen, etc. También puedes asignar una hora a la semana para que en familia cuenten chistes y acertijos 35.

Lo que hacer reír a un niño nos abre una ventana hacia su manera de pensar y entender el mundo, de comunicar sus deseos, necesidades y sentimientos. Como dice Giacomo Leopardi: “la risa es la distancia más corta entre dos personas”.  Al reírte con tu hijo lo haces sentir amado y especial 36. 

Cuando bailas, tu objetivo no es ir a un lugar determinado de la pista. Es disfrutar cada paso del camino
Wayne Dyer

 

Referencias bibliográficas

Canciones infantiles II (para los más pequeños). Recuperado en agosto de 2013 de http://www.alcozar.net/etnografia/cancioninf02.htm

Cunningham, J. (2005). Capitulo 5: Humor infantil. En Scarlett G., Naudeau, S., Salonius-Pasternak, D. y Ponte, I., Children’s Play: Play development from infancy through late childhood. EUA: SAGE Publications.

Guerrero, L., diez, C., Moreno, H., Hinojosa, M. y Martínez, O. (Julio de 2009) Lectura y humor. Leer y leer Revista para la animación de la lectura 8.

Jauregui, E. y Fernández, J. (2009). Risa y aprendizaje: el papel del humor en la labor docente. Revista interuniversitaria de formación del profesorado 66 (23,3). 203-215.

Jauregui, E. y Fernández, J. (2006). El humor positivo en la vida y el trabajo. Círculo de lingüística aplicada a la comunicación 27. 42-56. Universidad Compútense de Madrid

Módulo 2: ¿Qué me hacer reír?. En Center on the Social and Emotional Foundations for Early Learning. Vanderbilt University. Recuperado en Agosto de 2013 de http://csefel.vanderbilt.edu/resources/inftodd/h2_6sp.pdf

Motos, P. (2008). Frases célebres de niños: El hormiguero. España: Punto de lectura, S.L.

Shapiro, L. (1997). La inteligencia emocional de los niños México: Vergara Editor, S.A. Recuperado de http://wwwisis.ufg.edu.sv/wwwisis/documentos/EB/152.4-S299i-Inteligencia %20 emocional %20de%20los%20ni%F1os.pdf

Sherman, L. (1988) Humor and social distance in elementary school children (versión electrónica). Humor 1 (4). 389-404.

Citas 

  1. Cunningham, 2005
  2. Jauregui y Fernández, 2009
  3. Scarlett, Naudeau, Salonius-Pasternak y Ponte, 2005; citados en Cunningham, 2005
  4. Jauregui y Fernández, 2009
  5. Martin 2008, citado en Jauregui y Fernández, 2009
  6. Cunningham, 2005
  7. Guerrero, Diez, Hinojosa, Martínez y Moreno, 2009
  8. Cunningham, 2005
  9. Cunningham, 2005; Shapiro, 1997
  10. Cunningham, 2005; Shapiro, 1997
  11. Cunningham, 2005
  12. Cunningham, 2005
  13. Cunningham, 2005; Shapiro, 1997
  14. Cunningham, 2005; Shapiro, 1997
  15. Cunningham, 2005; Shapiro, 1997
  16. Shapiro, 1997
  17. Cunningham, 2005; Shapiro, 1997
  18. Masten, 1986; McGhee, 1980, citado en Cunningham, 2005; Shapiro, 1997
  19. Cunningham, 2005
  20. Cunningham, 2005
  21. Cunningham, 2005; Jauregui y Fernández, 2009
  22. McGhee, s.f. citado en Shapiro, 1997; Sherman, 1988
  23. citado en Sherman, 1988
  24. Smoski y Bachorowsi, 2003; Wilson, 1981 citados en Jauregui y Fernández, 2009
  25. Cunningham, 2005; Ritz, 2004; Yovetichm Dale y Hudak, 1990 citados en Jauregui y Fernández, 2006; Shapiro, 1997
  26. Guerrero et al., 2009
  27. Shapiro, 1997
  28. CSEFEL, s.f; Fredrickson, 2000 citado en Jauregui, y Fernández, 2009
  29. Jauregui y Fernández, 2006
  30. Cunningham, 2005; Guerrero et al., 2009
  31. Cunningham, 2005
  32. Shapiro, 1997
  33. Aartineau`s, 1972, citado en Sherman, 1988
  34. Cunningham, 2005
  35. Shapiro, 1997
  36. CSEFEL, s.f;  Cunningham, 2005