Tranquilizar a un bebé que se encuentra molesto o irritable puede llegar a ser una tarea que genera estrés en los padres de familia.

Algunas parejas no siempre están de acuerdo en cuándo es el momento adecuado de atender a un bebé que llora -ni la forma correcta-, sobre todo en medio de la noche, lo que puede provocar conflicto.

Por ello, los especialistas recomiendan que, durante un momento de tranquilidad, los padres (en especial los que recién acaban de tener su primer hijo) tengan una conversación calmada para saber si sus métodos para consolar a un bebé molesto difieren.

Se debe hablar abiertamente sobre el estrés que se siente al respecto y sobre cómo formar un frente unido. Incluso, los padres pueden sumar al pediatra de su hijo en esta conversación.

Recomendaciones

Para calmar de forma segura a un bebé que se encuentra irritable, la Academia Americana de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) ofrece los siguientes consejos:

1. Cargar al bebé posicionándolo para que esté del lado izquierdo.- Esta posición resulta útil cuando el llanto se debe a cualquier problema digestivo.

2. Evitar alimentar al bebé en exceso.- Para evitar malestares estomacales en el pequeño, la AAP recomienda esperar por lo menos entre 2 y 2.5 horas desde el inicio de una comida a la siguiente.

3. Evitar colocar al bebé en un ‘posicionador’ para dormir.- De acuerdo con la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), algunos de estos tipos de dispositivos pueden aumentar el riesgo de asfixia.

4. Intentar recrear la comodidad que el bebé sentía en el útero.- Esto se puede lograr balanceando al bebé suavemente y reproduciendo sonidos tranquilizantes.

Finalmente, cuando el bebé se tranquilice y llegue el momento de llevarlo a la cuna, la AAP subraya la importancia de siempre poner al bebé de espaldas. Además, la cuna debe estar completamente vacía, sin mantas, almohadas ni juguetes.


Fuente: clikisalud.net