El sistema inmune de los niños siempre será una gran preocupación para los padres, sobre todo durante esta pandemia y debido a que aún no existe una vacuna para los menores de edad, a lo que se suma la temporada de resfriados y gripe.

Aunque a lo largo del año pasado y lo que va de este se ha prestado todavía más atención al nuevo coronavirus causante de COVID-19, no hay mucho que los niños puedan hacer para protegerse más allá de las pautas ya establecidas por las autoridades de salud.

«La mayor parte de lo que fortalece el sistema inmunológico de un niño es el sentido común», afirma la doctora Adriane Lioudis, pediatra de la Clínica Cleveland, en Estados Unidos.

Por ello, aquí te dejamos estos consejos cortesía de la experta, que le darán una gran ventaja al sistema inmune de tu hijo(a) en estos tiempos de pandemia:

1. Para los recién nacidos, considera la posibilidad de amamantar

Si bien es una decisión muy personal (que no siempre es posible), si puedes amamantar exclusivamente a tu hijo(a) durante al menos seis meses, le otorgarás grandes beneficios. Algunas investigaciones muestran que amamantar a tu bebé puede ayudar a reducir las alergias, señala Lioudis.

2. Promueve el lavado de manos regular

El 80% de las infecciones se transmiten por contacto. Enséñale a tu pequeño(a) a tomarse el tiempo para que se lave las manos después de estornudar, toser e ir al baño. Lavarse las manos con agua tibia y jabón durante al menos 20 segundos puede eliminar las bacterias y los virus y puede reducir la posibilidad de infecciones pulmonares hasta en un 45%.

3. No omitas las vacunas

Sigue los consejos de el pediatra de tu hijo(a) en lo que respecta al calendario de vacunación infantil. Las vacunas comienzan durante la infancia y continúan hasta la edad adulta, ayudando a prevenir el sarampión, las paperas, la varicela, el rotavirus y otras infecciones.

También aplícale a tu hijo la vacuna anual contra la gripe, aconseja Lioudis. Esto es particularmente importante para los niños con asma y otras enfermedades crónicas.

Además, si van a viajar internacionalmente, es importante buscar el consejo del proveedor de atención médica de tu hijo(a) respecto a las vacunas necesarias.

4.Haz del sueño una prioridad

Para maximizar la inmunidad, los niños deben dormir lo suficiente.

Los requisitos de sueño para cada noche varían según la edad:

  • Los bebés de 0 a 3 meses necesitan de 14 a 17 horas de sueño. Los que tienen entre 4 y 12 meses necesitan de 12 a 16 horas de sueño.
  • Los niños de entre 1 y 2 años necesitan entre 11 y 14 horas.
  • Los niños de entre 3 y 5 años deben dormir entre 10 y 13 horas.
  • Los niños de 6 a 12 años deben dormir entre 9 y 12 horas.
  • Los adolescentes de 13 a 18 años necesitan de 8 a 10 horas.

No dormir lo suficiente limita la capacidad del cuerpo para producir proteínas llamadas citocinas, las cuales ayudan a combatir las infecciones y reducir la inflamación.

5. Fomenta una dieta saludable

Una dieta saludable también es importante para el sistema inmunológico de tu hijo(a).

La doctora Lioudis recomienda alentar a tu niño(a) a «comer el arcoíris» cuando se trate de frutas y verduras. Una buena selección de cereales integrales, fruto secos y semillas también debería formar parte de su dieta. Mantén los alimentos procesados ​​al mínimo. La elección adecuada de alimentos puede ayudar a garantizar que tu hijo obtenga suficientes vitaminas y minerales, como vitamina A, C, E, B2, B6, K, ácido fólico, potasio, magnesio y zinc. Todos estos nutrientes son necesarios para mantener una buena salud y un sistema inmunológico fuerte.

Consideraciones importantes

No se pueden evitar todas las enfermedades, y algunos niños necesitan protección adicional. Incluso si sigues estos consejos, tu hijo(a) podría tener entre siete y 11 resfriados cada año, advierte Lioudis. Cada uno de estos resfriados puede durar de una a dos semanas.

También ten en cuenta que algunas cosas que se anuncian como «remedios» comunes no son efectivas para aumentar la inmunidad. Por ejemplo, no hay pruebas definitivas de que grandes cantidades de vitamina C o equinácea ayuden a prevenir las infecciones respiratorias o las acorten, indicó la especialista.

Cabe mencionar que si tu hijo(a) tiene un sistema inmunológico comprometido, debes trabajar en estrecha colaboración con su pediatra para encontrar formas de mejorar su inmunidad. Cada niño necesita un enfoque personalizado, ya que su sistema inmunológico individual varía, destacó Lioudis.

«En general, existe un protocolo diferente con los niños inmunodeprimidos. Hay algunas vacunas que debemos agregar además de las que tienen la mayoría de los menores, pero es algo que debemos determinar caso por caso», explicó.

Si tienes más dudas sobre cómo fortalecer el sistema inmune de tus hijos para prevenir infecciones respiratorias, incluyendo la COVID-19, consulta a tu médico.


Fuente: clikisalud.net