Autor(es): Martínez , T; Damian-Ferman, N.

Resumen: Se denomina “contacto piel con piel” a la colocación del recién nacido en el vientre de la madre tras el parto. Tradicionalmente, esta práctica ha proporcionado calor y alimento al recién nacido y ha permitido poner en marcha el proceso de vinculación, además de ser sumamente grato para la madre y tranquilizador para el bebé.

Archivo Original: Universidad Nacional Autónoma de México, Ciudad de México; México.