El embarazo es el proceso en el que un nuevo ser se desarrolla dentro de su madre, en el que la vida de dos personas trasciende y encuentra su síntesis en otra vida, un hijo que tras nueve meses de gestación, en los que irá formándose y desarrollándose, finalmente conocerá al mundo, especialmente a aquellas dos personas que le dieron vida: sus padres.

“Tomar la decisión de tener un hijo es trascendental.
Se trata de decidir que tu corazón caminará siempre fuera de tu cuerpo.”

Elisabeth Stone

Para vivir un embarazo saludable y que tu bebé nazca sin problemas o malformaciones,  hay ciertos cuidados que es necesario que lleves a  cabo antes y durante este período (1).

 La decisión

 “¿De dónde venía yo cuando tú me encontraste? Preguntó la niña a su madre.

Ella riendo y llorando le respondió: “Tú estabas en mi corazón como un ansia, amor mío. Estabas en las muñecas de juguete de mi infancia, estabas en todas mis esperanzas y en todos mis cariños. Tú has vivido en mi vida y en la vida de mi madre, Tú fuiste viniendo siglo tras siglo en el sueño del espíritu inmortal que rige nuestro hogar”

 El principio. (Tagore, 1913, citado en Ortega, 2003)

Antes de tener un hijo es recomendable que platiquen en pareja porqué desean tener un hijo, cómo enfrentarán los cambios en el estilo de vida y la administración de los recursos materiales, económicos que surgirán a partir de la concepción de su bebé, así como el compromiso que esto conlleva; también es  importante que platiquen cómo compartirán las responsabilidades para cuidar, educar a su hijo, y si en la familia cuentan con condiciones favorables y estables para vivir este cambio (2)

 Cuidados antes del embarazo

Los cuidados antes del embarazo son tan importantes como los cuidados durante el embarazo, por eso, si ya tomaron la decisión de embarazarse, es importante que la familia y en especial tú como madre prepares tu cuerpo para vivir esta nueva etapa (3).

  • Revisa  tu estado emocional y físico (nutrición, vacunas, higiene personal)
  • Toma ácido fólico para prevenir malformaciones en el bebé al menos tres meses antes de embarazarte y los primeros dos meses del embarazo.
  • Aprende cómo prevenir enfermedades de transmisión sexual que pudieran afectar a tu bebé.

 Cuidados durante el embarazo

Hay cuidados que es importante llevar a cabo durante todo el embarazo ya que tú y tu bebé vivirán muchos cambios a los que tendrán que adaptarse en poco tiempo (4).

Alimentación

Aliméntate sanamente, pues esta es una forma sencilla de cuidar tu salud y la de tu hijo durante el embarazo, además de evitar el sobrepeso o la mal nutrición. Recuerda, todos los alimentos que consumas en este periodo contribuirán a la formación, crecimiento y desarrollo del cerebro, la vista, el oído y todas las partes del cuerpo del bebé, así como para la formación adecuada de la placenta. Como verás en las siguientes recomendaciones, la clave de una buena alimentación se encuentra en la variedad y la calidad de los alimentos (5):

 

  • Come cinco veces al día incluyendo en tu dieta alimentos variados,  suficientes y balanceados para asegurar que recibas todas las vitaminas, minerales y nutrientes para ti y el bebé en desarrollo como:
    •  Frutas, verduras, leguminosas, cereales y granos enteros como avena, arroz, maíz o pan integral debes incluirlos en tu dieta diaria.
    • Leche semidescremada o queso fresco evitarán la descalcificación de tus huesos porque son ricos en calcio.
    • Espinacas, huevo, carne roja   te ayudarán a no sentirte cansada o decaída o correr el riesgo de tener anemia porque son  ricos en hierro.
    • Acelgas, berros, frutas secas, jugo de naranja o vísceras de animales contienen ácido fólico; es una vitamina B importante, que se encuentra en las verduras de color verde, así como en suplementos y es esencial para favorecer que tu bebé tenga un adecuado desarrollo físico.
    • Naranja, limón, papaya, melón, manzana, mandarinas o zanahoria son frutas y verduras variadas y ricas en vitamina C  que permiten absorber mejor el hierro.
    • Si tu doctor te lo indica puedes tomar suplementos alimenticios que contengan los minerales y vitaminas que son necesarios para este período.
  •  Bebe mucha agua, esto te permitirá evitar el estreñimiento o las  infecciones urinarias y mantener tu piel  hidratada.
  •  No fumes ni tomes bebidas alcohólicas, las sustancias tóxicas que tienen los cigarros, el alcohol y otras drogas pueden causar daños severos no sólo para ti sino para tu bebé.

 Visitas al doctor

  • Asiste a los controles prenatales para ver cómo progresa y crece tu bebé, además de recibir las vacunas  correspondientes. Generalmente durante un embarazo normal, las mujeres  asisten al médico al menos cinco veces. Durante tus consultas el médico hará pruebas para valorar tu estado de salud  y el de tu bebé (6).
  •  Toma sólo medicamentos recetados por tu doctor, pues muchos medicamentos pueden afectar a corto o largo plazo el desarrollo de tu bebé (7).

 Hábitos saludables

  • Mantén una buena higiene en tu persona, tu espacio y  en los alimentos que consumas para evitar enfermedades, conservar tu salud y la armonía en tu cuerpo y tu hogar (8).
  • Haz ejercicio moderado evitando fatigarte, mejorará tu  estado de ánimo y tu imagen, asegurará una ganancia de peso adecuada, te mantendrá relajada, disminuirá el estrés, dormirás mejor, incrementará tu resistencia y tono muscular para la labor de parto y te ayudará a  recuperarte con mayor rapidez del mismo. Puedes caminar, bailar, nadar o elegir otra actividad que te agrade, procurando que no sean actividades en las que puedas lastimarte (9).

Salud emocional

  • Evita situaciones estresantes o violentas ya que los sentimientos de estrés y angustia alteran el funcionamiento de tu cuerpo y afectan tanto la salud física, mental y emocional tuya como la del bebé (10).
  •  Vigila tu salud emocional ya que en algunos casos, junto con el embarazo algunas personas pueden deprimirse y presentar problemas para concentrarse, irritabilidad excesiva, ansiedad, cambios de humor, problemas para dormir, fatiga, tristeza persistente, pérdida de interés en cosas que importaban y cambios de apetito (11).
  •  Prepárate con tu pareja para la llegada del  bebé, tomen sesiones  informativas, hagan ejercicio juntos y practiquen técnicas de relajación y respiración. Todo esto les ayudará a confiar en su capacidad para responder y participar en el nacimiento y crianza de su hijo (12).

Signos de alarma

Independientemente del período de embarazo en el que te encuentres, hay algunos signos que debes atender, pues pueden indicar que hay un riesgo en tu salud o en la del bebé o pueden ser señales de que el bebé nacerá prematuramente, por lo que será importante que acudas con tu pareja de inmediato al centro de salud. Entre estos signos están: sangrados, excesiva hinchazón de pies, manos o de otras partes del cuerpo, fiebre, dolores de cabeza fuertes y frecuentes, ardor o dolor al orinar, poco aumento del vientre o falta de movimiento del bebé a partir del cuarto mes, salida de líquido amniótico, endurecimiento repentino y dolor en tu vientre (contracciones) antes de las 37 semanas o en general si sientes que algo no es normal (13).

Ha terminado el tiempo en el que tu bebé vivirá dentro de ti, tú lo has nutrido, juntos han descubierto este nuevo mundo, lo has acompañado en el inicio de su vida, ahora seguirá su camino a tu lado, de su padre, de su familia, y con su cariño, sus cuidados y su aceptación él encontrará cada día su razón de ser.

Referencias bibliográficas

1. Gutiérrez, P., Coppens, L., Herteleer, J., Sánchez, G. y Henríquez, R. (2008). Manual de la familia saludable: Un proyecto de vida Fascículo 2: Embarazo sus momentos y cuidados. Bélgica: Cooperación Técnica Belga.
2. Gobierno de Canadá. Ministerio de Salud (2008). Te Sensible Guide to a Healthy Pregnancy. Canadá: Ministerio de salud. Recuperado de Public Health Agency of Canada
3. National Urban League (2012) Start Smart para tu bebé: Tu guía del embarazo. EUA: Autor. Recuperado en Septiembre de 2013 de http://www.magnoliahealthplan.com /files/2012/05/Start-Smart-Pregnancy-Guide_ES_022812.pdf?ae4a29
4. Ortega L (2003) Capitulo 9: El proceso de nacer. En Fernández (Ed.). Pediatría. Buenos Aires. Recuperado en Septiembre de 2013 de http://www.iadt.com/
5. Rocha F (Ed.) (2006) Embarazo en Embarazo, parto y puerperio: Recomendaciones para madres y padres (Segunda edición) Sevilla: Junta de Andalucía, Consejería de Salud Dirección de publicación

Citas: 

  1. Gutierrez, Coppens, Herteleer, Sánchez y Henriquez, 2008.
  2. Gutierrez, et al., 2008.
  3. Gutiérrez, et al., 2008, Rocha, 2006.
  4. Gutiérrez, et al., 2008.
  5. Gobierno de Canadá, 2008, Gutiérrez et al., 2008.
  6. Gutiérrez et al., 2008,  National Urban League, 2012.
  7. Gutiérrez et al., 2008.
  8. Gutiérrez et al., 2008.
  9. Gobierno de Canadá, 2008, Gutiérrez et al., 2008.
  10. Gutiérrez et al., 2008.
  11. Gobierno de Canadá, 2008.
  12. Rocha, 2006.
  13. Gutiérrez et al., 2008.

Archivo Original: