Desde que nacen los bebés, es de suma importancia que tengan contacto constante con sus cuidadores primarios y esto puede suceder de diferentes formas, tanto física como emocional. Una de las primeras muestras de cariño que recibe un bebé al nacer son los abrazos; una gran fuente de energía, ya que activan funciones neuronales encargadas de liberar hormonas como la oxitocina, la famosa hormona del amor, encargada de generar sensaciones de seguridad y bienestar, por lo que el primer abrazo que brinda una madre o padre a su hijo es una de las maneras más sencillas de establecer conexión.

También son una forma de comunicación y pueden ir acompañados de palabras amorosas que reafirmen lo que sentimos y estamos expresando hacia la otra persona. Estos primeros acercamientos de contacto, con el paso del tiempo, darán lugar a la formación de un vínculo emocional más profundo. Así mismo, a través de esta muestra física llena de emociones y energía positiva podemos lograr que los bebés y los niños pequeños se sientan protegidos y llenos de fortaleza para potenciar al máximo su curiosidad innata de salir a explorar el mundo que los rodea.

 

Los abrazos para los niños:

  • Generan una sensación placentera, permeada de calma y bienestar.
  • Otorgan la fortaleza para hacer frente a situaciones preocupantes, estresantes y dolorosas.
  • Brindan seguridad, tranquilidad y afecto, ya que son una muestra de amor.
  • Fortalecen el vínculo sano y seguro entre el bebé/niño y su cuidador.
  • Dan contención en situaciones que les generan malestar, ayudando a regular sus emociones.
  • Son recíprocos y generan conexión, ya que alguien abraza y el otro lo recibe. Considerando en todo momento la aceptación de este, en una sintonía compartida.

 

Debido a sus inmensos beneficios y su impacto a nivel cerebral, los abrazos son considerados gestos terapéuticos cargados de significados relevantes, los cuales generaran a través del contacto físico una estimulación sensorial favoreciendo las conexiones neuronales, mientras más caricias, palabras amorosos y abrazos reciba un niño tendrá un mayor tejido neuronal y un adecuado desarrollo de estas estructuras. Por otra parte, un niño que no es abrazado en la infancia tenderá a desarrollar un sistema inmunológico débil, así como sus estructuras cerebrales se verán afectadas y permeadas de sentimientos relacionados con inseguridad y falta de protección.

La expresión constante de abrazos forjará un sentimiento de cercanía y pertenencia entre los integrantes de la familia, pero sobre todo hará sentir al niño aceptado dentro de su núcleo familiar, lo cual ayudará a fortalecer su autoestima y la percepción que tiene de sí mismo de una manera positiva y saludable.

 A lo largo de nuestra vida pueden existir diversos e innumerables motivos por los cuales podamos dar o recibir un abrazo, en ocasiones, ni siquiera es necesario tener un motivo para abrazar a alguien, simplemente hay que sentirlo y hacerlo cuando nos nazca.

 

“Existe más poder en un fuerte abrazo,
que en mil palabras bien articuladas”

(Ann Hook)

 


Referencias:
Aguilera, L. (2015). Los beneficios del abrazo para los niños. febrero 9, 2021, de Centro PAI Sitio web: https://www.psicoayudainfantil.com/beneficios-del-abrazo-para-los-ninos/
Díaz, A. (s/f). La importancia del abrazo en del desarrollo infantil. febrero 11, 2021, de Abrazando su desarrollo Sitio web: https://www.abrazandosudesarrollo.com.mx/etp1c/la-importancia-del-abrazo-en-el-desarrollo-infantil/?key=etp1ConE1
Longo, A. (2020). La importancia de los abrazos en los niños. febrero 3, 2021, de El País Sitio web: https://elpais.com/mamas-papas/2020-10-06/la-importancia-de-los-abrazos-en-losninos.html#?sma=newsletter_ma masypapas20201016m
(2016). La importancia de los abrazos en los niños. febrero 5, 2021, de Info Neurovid Sitio web: https://www.neurovid.com.co/info-neurovid/42-la-importancia-de-los-abrazos-en-los-ninos