Desde su concepción, los niños requieren establecer un lazo afectivo con las personas significativas de su vida, especialmente con sus padres o cuidadores, pues dependen de ellos para su supervivencia y bienestar.

La familia es el contexto natural en el que los niños aprenden y se desarrollan, pues a partir de las experiencias que éstos vivan dentro de ella, construirán las ideas sobre sí mismos y sobre el mundo, por eso es necesario que padres e hijos logren establecer una relación profunda, íntima y fuerte.

Los niños requieren de personas sensibles que respondan a sus necesidades físicas y emocionales, que actúen de manera coherente, consistente y predecible, con quienes puedan establecer una relación basada en la confianza; adultos que den estructura a su mundo y les permitan reconocer que pueden influir en el mismo; personas que los protejan del estrés externo, les provean un espacio seguro para expresar sus sentimientos y los acepten de manera incondicional.

La calidad del vínculo entre padres e hijos durante los primeros años de vida es un aspecto trascendental para que los niños adquieran herramientas para adaptarse al entorno y enfrentar circunstancias adversas, sientan seguridad y confianza en ellos mismos, se relacionen con otros de forma armónica, participen activamente en su medio y aprovechen las oportunidades que este les presenta.

Si los padres o cuidadores no valoran ni cubren las necesidades físicas o emocionales básicas relacionadas con el bienestar, la estimulación y el afecto de los niños, y éstos son ignorados, rechazados o no tienen la oportunidad de establecer un vínculo estable y constante, creerán que no tienen control sobre lo que les ocurre y crecerán con la sensación de que no pueden confiar en ellos ni en otras personas; esta visión parcial del mundo hará que su forma de relacionarse con los demás sea rígida y poco adaptativa. Algunos de los efectos negativos de la falta de un vínculo seguro pueden ser: problemas de aprendizaje o comportamiento, dificultades para regular las emociones, falta de identidad personal o cultural y problemas de salud.

Cuando los niños se sienten aceptados y amados por sus padres o cuidadores se facilita su educación, porque ellos buscan dar lo mejor de sí mismos, quieren agradar a los adultos, los ven como modelos a seguir y desean aprender de ellos. Es necesario que los padres y cuidadores reconozcan su trascendencia en el presente y el futuro de los niños y asuman un rol activo en la educación de sus hijos, para que éstos cuenten con alguien de quién y con quién aprender.

Es a través de las interacciones significativas con adultos responsables que los niños tendrán la posibilidad de desarrollar al máximo su potencial humano, integrándose como seres únicos en la sociedad.

 

 


Referencias bibliográficas

  • Armus, M.; Duhalde, C.; Oliver, M. y Woscoboinik, N. (2012). Desarrollo Emocional. Clave para la primera infancia. 0 a 3. Argentina: UNICEF, Fundación Caleidos.
  • Atienza, D. y Rodríguez, B. (2004). El vínculo y psicopatología en la infancia: evaluación y tratamiento. Revista de Psiquiatría y Psicología del Niño y del Adolescente4 (1): 82-90
  • Barudy, J. y Dantagnan; M. (2005). Los buenos tratos a la infancia. Parentalidad, apego y resiliencia. (4 edición). España: Gedisa.
  • Center on the Developing Child – Universidad de Harvard. En Breve: La Ciencia del Desarrollo Infantil Temprano (Video). Recuperado de http://developingchild.harvard.edu/resources /multimedia/videos/non_english_videos/ciencia/
  • Child and Youth Studies Group (2007) Early Childhood in focus 1 : Attachment Relationships. M Woodhead y J. Oats (Eds.) Reino Unido: The Open University.
  • Gabor, M. y Neufeld, G. (2008). Regreso al vínculo familiar. México: Hara Press
  • Ger, S. y Sallés, C. (2011). Las competencias parentales en la familia contemporánea: descripción, promoción y evaluación. En El trabajo socioeducativo con familias. Educación Social 49. 25-47. (En línea). Recuperado de http://www.raco.cat/index.php /EducacionSocial/issue/archive
  • Goleman, D. (1995). La inteligencia emocional México: Javier Vergara Editor S.A. ISBN 968-497-205-9
  • Jenkins, J., Keltner, D. y Oatley, K. (1996). Understanding Emotions. Segunda edición Malden, M.A. y Oxford, Reino Unido: Blackwell Publishing.
  • National Infant and Toddler Child Care Initiative – Department of Health and Human Services (2010) Relationships: The heart of Development and Learning. Estados Unidos Americanos: Autor
  • National Training Institute for Child Care Health Consultants (2010). Relationships: The hearth of development and learning. Carolina del Norte: Autor.
  • Neufeld, G. (2012) Why home education Works: Explanations from Developmental Science. (Conferencia). Berlin: Global Home Education Conference.
  • Repetur, K. (2005). Vínculo y desarrollo psicológico: la importancia de las relaciones tempranas. Revista digital universitaria, 6 (11). (en línea).

Archivo Original: