La hora de la siesta es una oportunidad para que tú y tu niño pequeño se recarguen. Entonces, cuando tu niño muestre signos tempranos de que dejará las siestas, puedes abordar dicho cambio con un poco de resistencia. Pero en realidad es un momento importante que debe celebrarse.

Menos siestas significa que tu pequeño se está convirtiendo en un niño grande. Además, es más probable que duerman toda la noche y es menos probable que te despierten a las 4 a. m., lo que significa más horas de sueño para ti.

¿Cuándo dejan los niños de dormir la siesta?

No hay reglas estrictas o rápidas con respecto a cuándo un niño deja de tomar siestas. Cada niño es diferente. Por lo tanto, tu hijo(a) puede dejar de dormir la siesta antes que el hijo de un amigo o antes que sus hermanos.

Realmente depende del niño, su nivel de energía, cuánto duerme por la noche y qué tan activo es durante el día. Pero la mayoría de los niños no abandonan la siesta hasta bien entrados en la edad preescolar. La Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos (NSF, por sus siglas en inglés) estima que únicamente alrededor del 50 por ciento de los niños todavía duerme la siesta a los 4 años, y solo el 30 por ciento todavía duerme la siesta a los 5 años.

En su mayoría, los niños pequeños necesitan unas 12 horas de sueño al día. Una diferencia entre los niños pequeños que duermen siestas y los que no duermen es que el último grupo duerme la mayor parte de su tiempo por la noche.

La mayoría de los niños pequeños pasan de dos siestas a una siesta al día a los 18 meses. Después, las siestas disminuyen gradualmente durante los próximos dos años. A los 5 años, la mayoría de los niños ya no duermen la siesta con regularidad.


Fuente: clikisalud.net