Conferencia

 

Preguntas y respuestas

¿Cómo acompañar a niños y adolescentes con alguna discapacidad en la expresión emocional?

Es importante establecer una comunicación afectiva, que implique reflejar la experiencia emocional, en la cual validamos las emociones a través de frases como “veo que te es difícil …” “parece que estás enojado, juntos podemos golpear el balón…, “yo también me he sentido triste y algo que me ayuda es…”
La comunicación puede enriquecerse de ciertos códigos y lenguaje no verbal con significados para ambos. Hablamos de una relación en la que conocer al otro se convierte en un pilar importante para saber lo que está sintiendo, qué le cuesta trabajo expresar y qué necesita.
Los niños que viven alguna discapacidad y no pueden expresar con palabras lo que sienten, experimentan posiblemente frustración. Ésta también puede estar presente en los cuidadores a cargo, cuando no logran descifrar el mensaje o la emoción presente.
Niños, adolescentes y adultos necesitamos encontrar un espacio donde podamos trabajar nuestras propias emociones.
Algunos recursos para la expresión emocional son: la música, movimiento, juego, manualidades, modelado con arcilla entre otras.

 

 

¿A qué se debe la falta de madurez en adolescentes y adultos?

Entendemos por desarrollo a la adquisición progresiva de funciones, destrezas y habilidades que permiten al niño interactuar con su medio ambiente para adaptarse a él o modificarlo. Es un proceso de cambio en el que se aprende a dominar niveles cada vez más complejos de movimiento, pensamiento, sentimientos y relaciones con los demás.
Madurar emocionalmente significa alcanzar todos aquellos procesos que involucran individuación, capacidad de reflexionar, analizar y tomar decisiones, así como tener recursos para enfrentar retos y salir adelante.
Cuando las situaciones de maltrato, rechazo, separación, no atender las necesidades del niño, represión o abuso, rebasan la capacidad del cerebro para recuperarse del impacto, surgen defensas que atoran la maduración.
Es importante regresar a las relaciones afectivas seguras en las cuales niños y adolescentes puedan expresar lo que sienten y sentirse aceptados incondicionalmente.

 

 

¿Cómo podemos abordar una situación en la que el niño presenta un comportamiento inadecuado sin coartar su expresión?

La intervención adecuada, será detener sin agredir la conducta del niño para evitar daños ya sea a sí mismo o a otros.

Puedes seguir los siguientes pasos:

  • Respira profundo para no dejarte llevar por los impulsos.
  • Acércate al niño sin juicios ni reprimendas, asegurándole que todo va a estar bien.
  • Retoma la situación en otro momento de conexión para mostrarle formas diferentes de expresión.
  • Establece un espacio para el desahogo enmarcado en determinados límites.
  • Toma en cuenta las características e intereses del niño para brindarle los elementos necesarios para lograrlo. Por ejemplo: el rincón de las emociones, en el que se encuentran materiales para: romper, rasgar, dibujar, pegar, modelar, aventar entre otros.

 

 

¿Qué ejercicios o técnicas ayudan a los niños menores de 3 años a demostrar sus emociones?

Los niños necesitan adultos sensibles que los ayuden a reconocer, validar y expresar lo que sienten.
Algunas formas en las cuales podemos apoyar sus expresiones de manera segura, pueden ser las siguientes actividades:

  • Juego.
  • Arenero.
  • Arcilla.
  • Dibujo.
  • Cuento.
  • Dramatización.
  • Música.
  • Movimiento.

Franch, J. (s/f). 30 actividades para trabajar las emociones con los niños. Febrero 21, 2019, de Club Peques Lectores Sitio web: http://www.clubpequeslectores.com/2015/06/trabajando-las-emociones-recursos-educativos.html

 

 

¿Cómo gestionar adecuadamente nuestras emociones?

Desarrollando una inteligencia emocional que se define como la capacidad de reconocer los sentimientos propios y los de los demás para así gestionar las emociones y tener relaciones más productivas con quienes nos rodean. (Espinoza 2016)
Las habilidades involucradas son:

  • Autoconciencia.
  • Autocontrol.
  • Motivación.
  • Empatía.
  • Relaciones con los otros.

 

 

¿Por qué los niños a veces no dicen la verdad?

Algunas causas pueden ser:

  • Miedo a las consecuencias
  • Vergüenza
  • Culpa
  • Evitar sentirse rechazados
  • Lograr cierta pertenencia

Para lograr que los niños se expresen de manera honesta, necesitan tener confianza en sus adultos a cargo.
Para que los niños puedan mantener una comunicación abierta requieren un espacio seguro para sentirse escuchados y donde se les permita hablar de todo lo que sienten, piensan y creen.

 

 

¿Existe alguna edad límite en la que podamos ayudar a nuestros hijos a reconocer y moderar sus emociones?

Reconocer nuestras emociones es una labor de toda la vida.
Siempre hay oportunidad para apoyar a nuestros hijos tanto en la identificación como en la expresión de sus emociones.
El respeto es la base para crear una relación afectiva profunda y abrir un espacio para poder influir u orientar a los niños.

 

 

¿Cómo podemos enseñar a los niños cómo se llama lo que están sintiendo, si yo misma no sé cómo nombrar lo que siento?

Ser padres o educadores es una oportunidad para trabajar nuevamente en nuestro crecimiento y madurez, ya que estamos frente a un reto importante en la vida que es ayudar a otro ser humano a desarrollar su potencial.
Aprender a nombrar lo que sentimos es hacer una pausa para:

  • Conectarnos con las sensaciones corporales que surgen.
  • Identificar el origen de esa sensación: un pensamiento, una vivencia, una imagen, una creencia entre otros.
  • Preguntarme, ¿por qué me estoy sintiendo así?
  • Una vez que descubro la respuesta relacionada con lo que siento, tal vez pueda nombrar la emoción.

Este proceso requiere de compromiso, silencio y una conexión conmigo mismo.
Una manera de apoyar a un niño en este proceso, es describirle la experiencia emocional y de forma tentativa nombrar lo que siente para que lo vaya asociando con sus sensaciones corporales.
Otra forma es que tú descifres lo que se manifiesta a nivel corporal y le digas cómo se llama lo que siente.

 

 

¿Hasta qué edad es factible hacer cambios en la forma en la que hemos dado acompañamiento a nuestros hijos en sus emociones?

Mientras haya vida, siempre existirá la posibilidad de cambiar, reparar daños y enfocarse en mejorar las relaciones con los hijos.

 

 

¿Cómo podemos dirigirnos a los padres como educadores para que den continuidad al acompañamiento emocional con sus hijos y poder trabajar en equipo?

Lo primero que necesitan los papás es comprensión y empatía. No sentirse juzgados por algunas prácticas de crianza equivocadas.
Como institución educativa existen varias posibilidades para acercarse y compartir con ellos información valiosa como:

  • Infografías, vídeos, blogs, artículos.
  • Reuniones para compartir buenas prácticas.
  • Impartir talleres y cursos.

 

 

Si el niño ante cualquier llamada de atención siempre opta por llorar, ¿Qué se debe hacer?

Sería importante revisar como adulto cuáles son las creencias o juicios con relación al llanto.
Cada niño es diferente y la expresión de lo que siente es única e individual. Un niño que llora cuando algo le afecta nos habla, de que hay movimiento emocional y eso es favorable; llorar es una salida.
Permitirle llorar y acompañarlo afirmándole que se vale hacerlo, cuidando nuestro lenguaje y actitudes como adultos para que el niño se sienta respetado y contenido.

 

 

¿Cómo se puede acompañar a un niño cuando hace berrinche en un grupo, sin descuidar a los demás?

Los berrinches son experiencias que nos pueden generar frustración, desesperación o impotencia. Reflexiona acerca de lo que te preocupa cuando estás frente a esta situación con un niño:

  • Su comportamiento.
  • Qué lo imiten.
  • Que se salga de tu control.

Esta reflexión quizás te dé algunas respuestas con relación a lo que necesitas hacer.

  • Es necesario comprender que el niño se expresa de la manera que puede porque no ha encontrado otra forma.
  • Tu labor es acompañar al niño y ver cuáles posibilidades existen para lograrlo.
  • ¿Cuento con alguien que se haga cargo del grupo?
  • Designar previamente un lugar en el cual los niños sepan que cuando les sucedan episodios de ese tipo puedan acudir para expresarse libremente. Ser claros en que esto no es un tiempo fuera.
  • En caso de que haya riesgo de lastimarse a sí mismo o a otros, detienes esa acción de manera cuidadosa.
  • Ponerte del lado del niño y decir que la frustración le ganó y esperar a que pase.
  • No permitas que su comportamiento rompa la relación, asegúrale que es aceptado incondicionalmente.

 

 

¿Cómo abordar con los padres de familia cuando su pequeño muestra irritabilidad en diversos momentos de la jornada escolar?

La irritabilidad no es algo negativo, es una manifestación emocional de algo que no está funcionando para él, quizás haya una necesidad no satisfecha o tal vez una emoción que no logra expresar de otra forma. Es importante observar si hay algo que está influyendo para que ocurra y ver la manera de prevenirlo: demasiados estímulos, falta de rutinas, algún evento que haya implicado un cambio.
Algo importante es aceptar y mostrar empatía cuando el niño muestra irritabilidad, reconociendo que eso también nos pasa a nosotros como adultos frente a ciertas situaciones.
Para abordar el tema, si esto está afectando el desempeño del niño, piensa en una forma en la que consigas la colaboración de los padres, más que una defensa a lo que se requiere tratar. Siempre empieza por lo que si va bien y busquen juntos alternativas en las que se favorezca el desarrollo del niño.

 

 

Con la situación de la pandemia y ahora también con las clases en línea, los niños llegan a sentirse muy frustrados ¿Cómo podemos ayudarlos en estos momentos?

La pandemia es una realidad que ninguno esperábamos y que nos ha afectado a todos de diferentes maneras. Nos ha llevado a sentir frustración por los cambios generados en nuestra vida.
Una manera saludable de externar la frustración es llorar todo aquello que no podemos cambiar para que no se convierta en agresión.
Para ser un sostén emocional y acompañar a los niños en este proceso, la empatía será la respuesta adecuada.

 

 

¿Cómo acompañar a mi sobrino en el duelo? Su mamá murió.

Cada uno experimentamos las pérdidas de manera diferente. Cuando ocurren estos eventos las experiencias a veces se quedan atoradas porque no nos atrevemos a hablar de lo que pasó.
Acompañar significa brindar un espacio seguro para expresar todas aquellas emociones que puedan surgir, desde el enojo hasta la tristeza profunda. Es estar presente sin juicios, sin consejos, sin recetas de lo que debe suceder. Es hacerle saber al otro que estás para él.

El proceso de duelo en los niños, cómo apoyarlos

El duelo en los niños

 

 

¿Hasta dónde puedo intervenir como docente, cuando el niño es muy agresivo?

La agresión tiene su origen en la frustración que no ha salido adecuadamente. Las salidas para la frustración son: hacer cambios si es posible, llorar aquello que no se puede cambiar y cuando se ha alcanzado cierto grado de madurez templar la agresión con otra emoción.
Como docente siempre serás la autoridad para salvaguardar la integridad de todos los niños. Considera lo siguiente:

  • Es importante conocer al niño, cuáles son las situaciones que aumentan su frustración para evitarlas de ser posible.
  • Si cuenta con una persona con la cuál esté vinculado, tal vez, necesita más cercanía y menos separación de los adultos significativos.
  • Revisar cuáles son las medidas de disciplina para ser cuidadosos y no incrementar la frustración en él.
  • Contención y espacios de expresión segura son alternativas viables.
    • Patear un balón.
    • Golpear un cojín.
    • Garabatear.
    • Moverse.
    • Instrumentos musicales para expresar (tambores, xilófono)
    • Rasgar papel, entre otras.